¿Tienes un piso en Airbnb? Te interesa la nueva regulación

29.12.2017

En el último Consejo de Ministros se han aprobado cambios en la Ley General Tributaria que afecta a plataformas de pisos de alquiler y también de transporte. Conoce en qué te afecta si tienes un piso en Airbnb o en otras plataformas similares, o si pretendes alojarte con alguna de estas empresas.

Se venía hace tiempo buscando una regulación de las plataformas digitales de alquiler de viviendas turísticas e incluso de trasporte, y la última reunión de Consejos de Ministros ha aprobado una serie de cambios regulatorios que afectarán a corto plazo a la Ley General Tributaria de estas plataformas de alquiler de viviendas, entre las que se encuentran Airbnb, Homeway, Wimdu o Niumba, citando las más populares.

En general hablamos de unos Reales Decretos que modifican los reglamentos actuales sobre la Ley Tributaria General.

¿Qué objetivos se persiguen al aprobar estas reformas?

Entre los objetivos para regular Airbnb y similares, figuran:

  • Lucha contra el fraude fiscal
  • Agilización de las relaciones jurídico-tributarias
  • Incremento de la eficacia administrativa
  • Reforzamiento de la seguridad jurídica
  • Reducción de la litigiosidad

Con estos cambios, ahora se hará totalmente obligatorio informar a Hacienda no sólo de los datos de los propietarios de estos pisos, sino también de quienes los gestionan, cuando se dé el caso de alguna empresa que lleve varios pisos de alquiler.

De esta manera se esboza una serie de obligaciones a las plataformas que intermedian en el arrendamiento de la propiedad:

  • Identificación de los cesionarios y cedentes
  • La vivienda cedida
  • Importe por la que se ha cedido

A expensas de que el texto final quede totalmente redactado, en el anteproyecto de ley ya se pincelaban una serie de obligaciones si contabas con un piso en estas plataformas de intermediación.

Las obligaciones más importantes radican en: informar a Hacienda del titular de la vivienda o de quién la esté alquilando, identificación del inmueble con su número de referencia catastral, dejar claro el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos y, evidente, el importe recibido por estos alquileres.

Si tienes previsto hacer uso de un piso de Airbnb también se avecinan cambios, aunque no distintos a los que recogen los hoteles. En este caso el cliente estaría obligado a ceder sus datos si se requiriera y qué cantidad ha pagado por los días que ha hecho uso del piso.

Esto forma parte también de la lucha antiterrorista donde es necesario identificar a las personas que hacen uso de cualquier tipo de arrendamiento, como dijimos, no será distinto respecto a los datos de un hotel o un hostal. De esta manera el ejecutivo pretende a partir de ahora crear un registro de las personas que alquilen este tipo de alojamientos a través de estas plataformas, como mero control identificativo.