PIAS, PPA y UNIT LINKED: Diferencias y similitudes

21.07.2017

Hoy en día existen multitud de productos orientados a ahorrar de cara al futuro. Estas herramientas permiten reservarse un dinero para la etapa de la jubilación: nunca es demasiado pronto para comenzar esta tarea.

Para ello, existen determinados seguros que garantizan una cantidad adicional a la que se recibe con la pensión. Así, el Informe Estamos Seguros de la Asociación Empresarial del Seguro, UNESPA, afirma que "la búsqueda de prestaciones complementarias a las pensiones públicas suele ser un factor fundamental en la contratación de esos seguros". Algunos de estos instrumentos de ahorro son los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), los planes de previsión asegurados (PPA) y los unit linked que se detallarán a continuación.

¿Cuáles son los puntos de unión?

Al hablar de fórmulas para ahorrar en la jubilación se suele pensar en los planes de pensiones, unos productos similares a los PPA, PIAS y unit linked, pero, ¿que son realmente? Son un instrumento financiero de ahorro enfocado a la jubilación. Se trata de productos ilíquidos, es decir, no se puede rescatar el dinero hasta llegar a esta etapa de la vida. La rentabilidad no está garantizada y dependerá de la que se obtenga por el plan. Hasta la jubilación, las aportaciones realizadas son deducibles fiscalmente, pero al llegar ese momento se declaran como rendimientos de trabajo lo que puede suponer pagar más impuestos de los que se ahorrarían en un principio.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), no los recomienda y sugiere que hay opciones más interesantes: como son los PIAS, PPA y unit linked. Estos productos tienen en común que cubren a largo plazo a los beneficiarios de riesgos futuros además de aportar rebajas fiscales. Son unos instrumentos que completarán la pensión percibida y están relacionados con los seguros de vida porque cubren el fallecimiento entre otras contingencias. Otro de los principales puntos de unión que tienen entre ellos es que tanto los PPA como los PIAS permiten obtener una rentabilidad garantizada -en el caso de los unit linked varía en función de los mercados- y se encuentran regulados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad) que supervisa los procedimientos de los mismos.

¿Cómo se comportan por separado?

Los PPA son los planes de previsión asegurados los cuales se erigen como una alternativa a los planes de pensiones y cubren las mismas contingencias (jubilación, incapacidad, fallecimiento, entre otros). Además, cuentan con una rentabilidad garantizada a vencimiento. Son seguros de vida no líquidos, o lo que es lo mismo, no permiten retirar el dinero invertido en caso de necesidad hasta la jubilación o hasta que se den las circunstancias señaladas. Son un instrumento recomendado para inversores con un perfil más conservador.

Los planes individuales de ahorro sistemático, o más conocidos por sus siglas, PIAS, son un producto de ahorro e inversión que adquiere la forma de un seguro de vida. Mediante el pago de una prima se percibe una renta vitalicia que podrá cobrarse sin necesidad de esperar hasta la jubilación. Además, tienen la ventaja de que permiten utilizar el dinero en caso de que sea necesario, pero debe haber transcurrido un año desde el inicio del contrato, sin que se tengan que dar determinadas contingencias debido a que no tiene por qué estar asociado a la jubilación. Otra de las características más destacadas de esta herramienta de ahorro es que está exenta de impuestos cuando se rescata el dinero en forma de renta vitalicia (pasados 5 años desde la contratación). No reducen la base imponible de la renta, pero al obtener la renta vitalicia se tributa en el IRPF como rendimiento de capital mobiliario teniendo en cuenta la edad del titular. Como limitación no se puede aportar más de 8.000€ anuales y la cantidad máxima que se puede percibir a lo largo de la vida de este producto es de 240.000€.

Unit linked se define como un seguro de vida relacionado con los fondos de inversión (a través de los cuales se obtiene rentabilidad) porque las primas que se abonan se invierten en los mismos. Tienen cobertura adicional en caso de fallecimiento por lo que al beneficiario se le da el valor de los fondos más un capital adicional.

Se puede rescatar el dinero en cualquier momento y el titular asume todo el riesgo de la inversión por lo que ni la rentabilidad ni el rescate están garantizados ya que dependen de la evolución de los mercados. La rentabilidad puede ser mayor -al ser el que mayor grado de riesgo tiene- siempre y cuando esta sea favorable al titular y no lleve a pérdidas.

Artículo de iAhorro.com